martes, 29 de noviembre de 2011

4 - Miguelín

 4 -MIGUELIN
1935

     Miguel quiere un niño, otro varón, para ponerle su nombre, y dejar bien alto su orgullo, el pabellón de su hombría. No puede ser niña, él tiene que estar por encima de su antecesor.  Será por la ilusión del hijo varón que me trata mejor.

     Pero a mi me haría más ilusión una niña, una preciosa muñeca a la que dejar crecer los lindos bucles negros que enmarcarían su linda carita blanca. Y es que yo ya tengo un hijo varón. Para Miguel el bebé será el primero, aunque hemos hecho creer a todo el mundo que Juan también es hijo suyo.


………………………..


     A mi suegra, que ha venido a visitarnos,  no la engañamos, no se cree nada. Ni ese supuesto viaje mió a Madrid en el 31, ni la manera en  que dijimos habernos conocido, nada, no se cree nada.

     El niño se parece mucho a mí.

        Como los hijos de soltera”, dice mi suegra.

        Claro mamá, es que aún no nos habíamos casado. Responde mi marido.

        Ni tampoco os habíais conocido,

     Creo que esto último se lo dijo a él cuando yo no  estaba

     Juan es muy guapo y con sus bucles negros y largos y su carita blanca parece una niña. Según Miguel, me va a salir maricón.

-          A saber a quien ha salido. Cualquier día me lo llevo y le corto el pelo al cero.

     Y yo sufro pensando en mi niñito, rapado al cero como un piojoso o un inclusero.


     Cuando estaba embarazada lo pensé, lo de la inclusa, digo. Un niño sin padre, ¿qué va a ser de él?. Pero las cosas ya estaban cambiando con la república y la moral también. Ahora ya nadie se asusta de estas cosas, se ven a diario.

     Pero aunque sea la moda yo sigo teniendo una moral anticuada. Así que cuando Miguel me pidió en matrimonio no me lo pensé. De esta manera podría quedarme en  mi casa cuidando del niño y de los que vengan, y no tendría que cuidarlo mi hermana que siempre me lo estaba echando en cara.

     Sagrario nunca pierde la ocasión de recriminarme por haberme acostado con un hombre sin haberme casado y de llevar la deshonra a una casa donde había otras dos muchachas. Pero ahora eso es agua pasada, y desde que me casé se lleva muy bien conmigo.

 



Fin del 4º capítulo de Las memorias de Olvido.

sábado, 26 de noviembre de 2011

3 - El de Madrid


3  -EL DE MADRID  
1934 - 1935


     Al hotel han venido a alojarse un pequeño grupo, vienen de Madrid, trabajan en la restauración del incendio que ocurrió en la catedral durante la revuelta de octubre,  uno en concreto, el ebanista, me mira mucho. Son una novedad en esta capital de provincias, que a veces recuerda a un pueblo.                              

     Miguel es bajito, y poca cosa pero trae a todas las chicas de calle. Tiene mucho desparpajo y es muy fino. Siempre que me ve me  tiene alguna galantería preparada que me hace sentirme de nuevo joven y bonita.



………………………..


     Me ha invitado a dar un paseo y a ver una película y me lo he pasado muy bien. Siento que se renuevan mis ilusiones, como si fuera una persona sin cargas, y yo ya voy camino de ser una solterona y además con un hijo.


………………………..



     La cosa se va poniendo seria y sé que me va a pedir en matrimonio. Me estoy haciendo ilusiones de llegar a ser una mujer decente.  Por eso le invito a casa de mi hermana. No estoy muy segura de lo que estoy haciendo por que si se enfada y lo cuenta tendría que irme a vivir a otro sitio lejos de las murmuraciones, o bien aguantar el chaparrón, pero confió en él y en lo enamorado que lo veo.


………………………..


     Le presenté a toda mi  familia con naturalidad, empezando por mi cuñado y luego a mis sobrinos, por orden de edad, terminando claro está por mi hijo Juan. Cuando pronuncié la palabra hijo, vi como le mudaba la color. Aguantó unos minutos, se tomó el café demasiado deprisa para ser cortés y puso como pretexto que no se encontraba bien.   

     Mi hermana siempre ejerciendo de hermana mayor, ya a toro pasado me ha recriminado que haya sido sincera.

-          Tu primero te casas con él y luego le cuentas lo del niño. Y si no lo quiere pues lo dejas viviendo aquí o con madre.

     Pero yo no soy así, no puedo vivir en un engaño, y además si no acepta al niño, no hay nada que hablar.


………………………..


     Parece que se lo ha pensado, ha estado al menos una semana esquivándome y haciendo como que no me veía, mis compañeras se deshacían en risillas pensando que lo que pasaba es que nos habíamos acostado juntos y ahora el no quería saber nada. Pero no es cierto, Miguel, aunque intenta hacer conmigo lo más posible, en ese punto me respeta.


………………………..


     Cuando yo había perdido toda esperanza de volver a  salir con él, me busca, quiere hablar conmigo. Sacrifico mi día libre sin ir a ver al pequeño.

-          He estado pensando, quiero que me cuentes, quien es el padre de Juan, y de que forma.

     Yo se lo cuento, parece quedar satisfecho con la explicación. Pero se queda serio y callado. Durante un rato, reina el silencio.

     Luego me pregunta la edad de mi hijo.

-          Es muy pequeño, él no dudaría de que es mi hijo.

Y se va.


………………………..


     A la semana siguiente me invita a salir. Vamos a dar un paseo, yo estoy emocionada, lo presiento, me lo va a pedir. Si me pide que vivamos juntos sin casarnos, también le voy a decir que si.

     - Pero no será por la iglesia, así si nos va mal podremos divorciarnos.

     Y yo acepto.  Es mucho más de lo que podría esperar alguien como yo.

       




Fin del 3º capítulo de Las memorias de Olvido.

2-Oviedo


OVIEDO

1931 -1932


     Mi hermana está insoportable, quiere que me deshaga de esto, ella conoce una curandera y sería fácil. Y a punto he estado de hacerla caso, pero lo he ido demorando y ahora es demasiado tarde.

     Yo no hago más que llorar, la situación es insostenible y eso que yo la he estado ayudando desde que llegué, con los gastos de la casa. Si esto es así  ahora, ¿Qué pasará cuando se note más mi estado y la señora me eche del   trabajo?



………………………..

  

     Ya se me empieza a notar.  Mi hermana me ha aconsejado volver a la  aldea, sutilmente me ha echado de su casa. Tiene dos hijas jovencitas y quiere protegerlas de la mala fama.



………………………..



    He ido a la aldea. Mi madre me ha acondicionado en secreto la casa del rió y por las noches, al  oscurecido va un rato a llevarme comida y a hacerme compañía. Mis dos hermanos que aún viven en la casa con ella, Amaya y Odilio, también vienen a verme.

    Odilio me cuenta cosas de cuando emigró  a Cuba. No todos vuelven ricos.

     Amaya está resignada, sabe que va a quedar soltera para cuidar a mi madre y dice que casi me envidia.

     Odilio ha plantado un huerto en la casa del rió para que nadie sospeche de sus idas y venidas. En la aldea nadie sabe lo mió.



………………………..


 

      En febrero cumplí los 27, ese día vinieron los tres a festejarme, me regalaron madejas de lana blanca, solo quedan 4 meses.



………………………..


     Entre tanta soledad invento vidas para mi hija y para mí. Será una niña, seguro, y la llamaré Herminia como a mi madre. Aunque casi mejor que sea un niño, sufriría menos, el padre de mi bebé está tan feliz, ajeno  a todo mientras yo sufro está zozobra.



………………………..



      No puedo darle el pecho a mi bebé. Mi hermana Amaya, ha dado a una de las vacas una alimentación especial para que la leche no le resulte demasiado fuerte al niño.



………………………..


 El que yo haya sido incapaz de darle el pecho a mi pequeño Juan, ha resultado a la larga una ventaja

     Después de nacer el niño he vuelto a trabajar, ahora lo hago en un hotel.  .He recuperado la figura, nadie sabe que tengo un hijo
 

………………………..


     Mi antigua señora ha permitido que inscriba al niño como nacido en Oviedo, en su casa. Se lo ha pedido mi madre, que es medio prima suya. Según mi madre es  lo mínimo que pueden hacer. 



………………………..


     Mi hermana Sagrario lo cría, y aunque los vecinos murmuran a nadie da explicaciones ni dice que es mió. Cuenta a quien es de su confianza que se lo han traído para criar y la pagan por ello, lo  cual es absolutamente cierto.

       He vuelto a Oviedo. Trabajo y vivo en el hotel y solo paso por la casa  de Sagrario algún día de la semana que otro. Aprovecho para darle todos los besos que no pude.



Fin del segundo capítulo de Las memorias de Olvido.

1-Mi memoria


Ya nadie me recuerda, y los que me recordaban ya no están.

                                      María del Olvido M.


1 -Mi memoria
1967

     En si mismo, mi nombre ya anuncia la tragedia.
     Olvido.
     Toda mi vida he estado marcada por mi nombre.
     Olvidar mi aldea. Olvidar mi primer falso amor. Olvidar la tragedia de  perder dos hijos. Todo ha ido quedando por el camino.  Y yo, siempre abocada a tirar para adelante. No tener la posibilidad de mirar para atrás.
     Soy una mujer alegre. Al menos hacia el exterior. A nadie cuento las tristezas que me mantienen despierta en mis muchas y largas, noches de insomnio.
     Recuerdos que me vapulean haciéndome revivir tragedia tras tragedia.
     Mis recuerdos suelen dormir agazapados durante el día,  esperándome, escondidos en los rincones de la noche.
     Por las mañanas me levanto. Limpio los rastros de lágrimas en el agua del lavabo y me pinto la sonrisa.
     Y así también renace mi alegría con el día, e intento reunir los trozos de alma que se desgarraron en la noche.
     No siempre lo consigo. Mi alegría es un puzzle que se desbarata por las noches. Se recompone al amanecer, pero algunos días no me da tiempo a completarlo. Siempre el temor a que falte alguna pieza importante y no pueda sustituirla por otra.

     Y así pasa día tras día, con sus noches, y reuniré en este cuaderno mis pesadillas, que no son más que mis sueños de juentud que se corrompieron con la realidad.


     La realidad que no es sino la verdad que la vida se encarga de enseñarnos duramente con el tiempo, en toda su despiadada crueldad.
 
Fin del primer capítulo de Las memorias de Olvido.

Aclaración de la autora





    Esta novela esta situada en una época histórica. Desde 1931 hasta 1969.  Comprende los años de la segunda república, la guerra civil y los años posteriores, posguerra y demás, hasta el año 1969. Aunque solo aparecen como telón de fondo.

      Los personajes que aparecen están inspirados en algunos reales y en la época en la que se desarrolla la acción.

     Cualquier parecido con la realidad, es pura coincidencia.